jueves, marzo 15, 2018

doble rasero


Una joya más de nuestra izquierda: la bancada congresal de Nuevo Perú invita a Raúl Castro, Evo Morales y Nicolás Maduro a la Cumbre de los Pueblos, a realizarse en los mismos días de La cumbre de las Américas.
Bajo todo punto de vista, estamos ante una provocación política. Sin embargo, este cariz no debe distraernos del síntoma que desnuda a los integrantes de este grupo político: son capaces de cualquier cosa para conseguir la adhesión de los ciudadanos peruanos.
Además, días atrás veíamos a la líder de NP calificando de dictadura al gobierno de Maduro.
¿Qué nos deja este llamado a una cumbre en paralelo? Fácil: el doble rasero del discurso y su evidente conexión de la zurda dirigente con la realidad.
Más de una impresión puede desprenderse de este comunicado. Con Mendoza a la cabeza, todos obedecen a una lealtad ajena de los principios ideológicos que dicen defender con vehemencia, sino al silencio extendido que no delate el financiamiento que durante años han recibido del chavismo.
Que hagan la cumbre paralela y así el pueblo de a pie, aquel que trabaja, se percate de su mentira y hueleguisismo estratégico. Este pueblo es el que a diario ve lo que ha hecho la corrupción en sistemas socialistas, como el de Venezuela. 
Esta es también una oportunidad de oro para los venezolanos residentes en Lima: que se organicen y protesten en contra de ese sátrapa que ha teñido de humillación, pobreza y sangre a su país.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal