lunes, abril 23, 2018

rescates


Tras un domingo dedicado al buen dormir, me puse a leer algunos artículos de los diarios locales, de los que me gustaría recomendar este de Carlos León Moya sobre Junot Díaz y este otro de Alonso Cueto sobre Sergio Pitol.
Luego del desperezarme, y tras el bendito duchazo, me puse a hacer algunas anotaciones, impresiones al vuelo sobre algunos libros y películas que he consumido en estos últimos días, como esta suerte de artefacto literario llamado Doble fuga de amor y muerte del francés Jean Legrand. Me resisto, pues, a catalogarla de novelita, menos de poemario.
Legrand fue el fundador del Sensorialismo, entre 1929 y 1950 llevó a la práctica las bases de su movimiento, pero sin el impacto esperado. De lo contrario, sabríamos algo de él, tendríamos información marginal que nos diera un poco de luz, a duras penas sabemos que era catalogado de maldito y oscuro. Incluso fue todo un desconocido para el círculo cultural francés, hasta que un editor decidió publicar este libro rotulado de novela. Desde el 2013 circula la traducción al castellano de Manuel Arranz, gracias a la editorial española Periférica.  
Esta lectura sucedió en su momento, puesto que días atrás, a manera de seguidilla temática pautada por el azar, el tema de los rescates literarios me fue compartido por amigos y conocidos relacionados al mundo editorial. En cada una de estas “reuniones”, títulos de autores no muy conocidos se hacían presentes. En lo personal, no dejaba de pensar en posibles rescates (no como compendio) de Peces de betún de Mercedes Delgado y El arte de olvidar de Vicente Azar. Obviamente, hablo de títulos ubicados por el lector peruano enterado, desconocidos para la gran mayoría. En esas conversas, debido a mi tendencia a la distracción, se me pasó traer a colación la referencia a este artefacto de Legrand, cuyo título no fue rescatado, sino descubierto, es decir, como autor fue extraído del inminente olvido, leerlo me supuso toda una revelación en cuanto a la bella extrañeza de su propuesta, debido al peso, fragilidad e incomodidad de su lenguaje.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal