domingo, mayo 06, 2018

lc


Entre las películas que no me canso de recomendar del francés Léos Carax, quizá su más polémica: Pola X (1999).
Ya perdí la cuenta de las veces que la he visto y volví a ella en esta madrugada tras leer una novela peruana que me mató de aburrimiento. A lo mejor, este interés por buscarla entre mis películas se debió a que en estos días he recibido extrañas señales sensoriales que me remiten a un trabajo suyo peculiar, Holy Motors (2012).
A Pola X le tengo mucho cariño. Fue la primera película de Carax que conocí en una tarde noche en la Filmoteca, cuando esta era tal en el Museo de Arte y no en lo que se ha convertido ahora en el Ccpucp.
Nunca ha llamado mi atención el “malditismo” con el que se asocia a Carax, en ese sentido la prensa y la publicidad han hecho su trabajo y el francés no ha sido extraño a esos favores de la promoción, colaborando aún más en su leyenda de enfant terrible.
Esta película sigue perdurando debido a la extrañeza de sus componentes estéticos ligados a la imperfección formal. Las líneas argumentales (basadas en el relato “Pierre o las ambigüedades” de Herman Melville), relacionadas al incesto, han ido perdiendo luz, imponiéndose la brutal configuración de sus protagonistas alucinados, del mismo modo algunas escenas, a saber, la de una orquesta ensayando en una fábrica abandonada, cuyos sonidos arcaicos vienen acompañados por aves de corral que se pasean por entre el director y músicos. 
El caletismo ilustrado no fue lo que me llevó a ver la película, sino más bien una motivación más frívola que considero justificable: en aquel entonces acababa de ver los primeros trabajos de Polanski, siendo Repulsion el que se había posesionado de mi juvenil mente influenciable, sea por el argumento, la carga tanática de las atmósferas y, obviamente, Catherine Deneuve.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal