lunes, mayo 09, 2016

468

Mañana de sol que se antoja por demás ajetreada. Lo primero que hago es servirme una taza de café y luego saco a pasear a Onur. No puedo negar la ternura que siento cada vez que le pongo la correa al perro. Me recuerda a la alegría de “Cachetada nocturna” ante la publicación de su novela premiada por el Copé.
Sin más, mi perro es la metáfora de la alegría.
Caminamos por el barrio y Onur reconoce a sus congéneres, a quienes se acerca. Siempre me ha llamado la atención la interacción de los canes. Aprovecho en comprar un jugo de naranja y los diarios del día, tres, para empaparme de info ya que este fin de semana he estado desconectado de todo.
Sabía a lo que me exponía, las portadas de los diarios tienen el poder suficiente de sacarme de mis casillas.
Siguen exhibiendo ese poder, no hay nada para celebrar al ver que la Rata naranja se ubica en la delantera en las preferencias electorales de cara a los comicios del 5 de junio. Eso demuestra, una vez más, que somos un país que arrastra muchas taras, una especie de egoísmo, la piconería, tal y como lo demuestra ahora la izquierda, abocada a atacar a una cucaracha amarilla que seguir criticando a la Rata naranja, no porque hay que apoyar a PPK, sino porque el objetivo es precisamente que la mafia naranja no regrese al poder. Claro, de ser así, esto lo enfrentaremos los que nos quedemos, poco o nada se puede hacer si vemos el partido de lejos, aunque más de un baboso cree que es lo mismo jugar de lejos que de cerca, más aún cuando opinan como buenos, ahuevados en el teleobjetivo. A las cucarachas se las pisa y listo, pero a las ratas hay que perseguirlas, hacer un poco de trabajo de campo, ver una estrategia para el bocado y esas cosas.
Pero es la izquierda peruana, inmadura, tarada, soberbia. En lo que a mí respecta, no espero gran cosa de ella, experta en hacerse la huevona, porque si la Rata naranja está ahora donde está, es gracias a este gobierno mediocre que la izquierda apoyó cinco años atrás. Un poco de memoria….
Una vez de regreso en casa, me pongo a leer una novela de la que me han estado hablando muy bien, Moon Tiger.  
Este es el momento del día en el que cada detalle encierra una justificación.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal