miércoles, septiembre 14, 2016

526

Día de sol. Me levanto a las 9 de la mañana sin la ayuda del despertador. Un día más de esa larga batalla contra el insomnio. Me he propuesto llevar un horario de sueño normal, al menos uno adecuado a la media de lo que este tendría que ser aunque la batalla la pierda y vuelva a mi ritmo de toda la vida. Pero bueno, vale el intento y ese mismo intento es ya un triunfo que disfruto con el Estalla de Bomba Estéreo. Qué tal álbum, carajo. Qué tal banda. Harían bien en escucharla nuestros amargados y penderejiles culturosos que pueblan la aldea literaria y cultural de este país.
Prendo el celular y encuentro varios mensajes y mails. De lo que me interesa, las salvajes y bonitas Ariana y ND me dicen que están trabajando día y noche en un documental sobre una mujer tan admirable como ellas. ND me pasa la lista de algunos documentales que le gustaría que vea, entonces apunto los títulos para comprarlos más tarde o ver si están en Neftlix, que desde ya debo administrar en cuanto algunas series que me interesan. A saber, ayer estuve en maratón de la segunda temporada de Narcos, que más allá de la fuerza y potencia de la historia, entrega actuaciones redondas, como la de Wagner Moura interpretando a Pablo Escobar y, muy en especial, como la de Paulina Gaitán como La Tata, la mujer de Escobar, que en la presente temporada adquiere un abierto y velado protagonismo, convirtiéndose en la única reserva moral y emocional que le queda al sanguinario narcotraficante prófugo.
Me quedé poco más de diez horas seguidas viendo esta nueva temporada y mis ojos ya no daban para más. Por eso, me metí al sobre, para descansar lo que debía descansar y así despertarme, para mi buena suerte, con un generoso sol que tiñe de naranja mi habitación.
Camino a la cocina y me sirvo el desayuno: café, jugo de papaya con mandarina, 3 huevos fritos y panes. Luego al duchazo.
Y ya cambiado, el primer cigarrito del día.
Abro un archivo en Word. Pero a la vez hago un cruce de información en las webs de los diarios locales y algún blog cultural y literario. 
No me sorprende. Estamos tan ahuevados que no se ha escrito ningún texto sobre José Antonio Bravo, pero tampoco puedo esperar mucho en poco tiempo. Este muy bien escritor murió el jueves de las semana pasada, entonces, imagino, que las necrológicas y artículos sobre su vida y obra aparecerán en los próximos días.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal