domingo, septiembre 11, 2016

Entrevista a Fernando Ampuero

Háblame de tu recurso del narrador protagonista. No eres pues el primer narrador peruano que haya hecho uso de este recurso, ni serás el último, pero te lo comento porque es quizá una de tus cualidades narrativas que más gustan entre los lectores.


Uno escribe sobre lo que conoce; y con ello, para ser más específico, apunto a esos lugares donde he vivido y a las personas que he frecuentado. Pero, en mi caso, si hay alguien que frecuento y que conozco, o quizá deba de decir “que creo conocer”, soy yo mismo. Así las cosas, me pongo en línea. Me presento con la imagen que proyecto (sin querer, por supuesto), tal como alguna gente me ve; o bien me presento como me veo yo: en puntos de distorsión y de constante desdoblamiento. Me pinto, en fin, mejor o peor de lo que soy. Eso se advierte en diferentes textos. Las novelas El peruano imperfecto y Sucedió entre dos párpados, o los cuentos “Malos modales”, “Criaturas musicales” y “Mi buena estrella”, para dar ejemplos concretos. La primera persona gramatical, a mi entender, es más limitada. Te impide dar una completa visión narrativa, porque el  personaje se restringe a lo que vive, sabe o imagina. La tercera persona, por el contrario, te vuelve omnisciente. Sin embargo, hay una virtud en la primera persona: el tono íntimo y cómplice. El lector siente el susurro de una confesión, que además te la hacen al oído.

...

Seguir en Blog Sur 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal