sábado, noviembre 12, 2016

556

Hago memoria, pero un acto de memoria de pocos días: ¿cuántas veces he intentado ver Black Mirror y he pasado de la serie a sus diez minutos? Aunque podría reforzar la pregunta: ¿cuántas amistades me han pedido que le de una oportunidad a esta serie que refleja la desazón existencial y la dependencia que vivimos por la aprobación de los demás, características ineludibles del mundo de hoy? Ajá, así va esta segunda pregunta, en aura de filosofía virtual y canalizada en autocrítica profunda.
O pienso también en El hombre sin atributos de Musil, si es que sigo esa lógica de que hay libros que se deben leer a una determinada edad, al amparo de una madurez emocional, como señalaba Ribeyro. Pero llegar a esa analogía es demasiado, mucho para Black Mirror, con la que sencillamente no conecto y no es pecado no conectar, seguramente apreciaré esta serie de aquí en unos meses, cuando baje la fiebre BM, porque ese parece ser el destino de mi vida, llegar tarde a la fiesta y escuchar la música mientras camino sobre cuerpos dopados por el alcohol.
Me desperté hace un rato, algo cansado porque ayer viernes fue un día relativamente agitado. Aunque ya venía agitado toda la semana, pero el jueves en la noche me piden que vaya a la librería el viernes, golpe de 2 de la tarde, puesto que se haría un microondas con Radio Nacional. Acepté estar en el microondas sin saber las consecuencias físicas que esa gracia traería para mí. No me percaté que en estos días el sol estaba en su punto y si hay algo que más detesto, es salir a la calle en plena ebullición del sol, pero ya había aceptado, así es que me dirigí al Virrey de Lima para hablar durante la transmisión. Me colocaron unos audífonos y hablaba, como de la tradición de la librería, pero cuando los periodistas me preguntaron por los libreros, sí me pareció hacer una que otra salvedad: diferenciar al librero del vendedor, es decir, todo vendedor de libros al que le guste su chamba debe aspirar a ser un librero. No lo niego, mientras respondía, como si una estela paralela saliera de mi cabeza, pensaba también en los insultos que caminan y hablan, mediocridades de dos patas, que se hacen llamar libreros, como el famoso “Librerobestia”, de rostro asustado y voz meliflua, que estuvo en la pasada edición de la feria RP.
Como en estos días he estado leyendo cosas sobre libreros, entre lo leído, dos novelas en sí muy divertidas, algo podría hacerse al respecto. A saber: escribir sobre las aventuras libreras que seducirían a cualquier epígono de Ed Wood, pero estas aventuras no solo podrían ser plasmadas en el registro literario, también en la dramaturgia, el cine. Me imagino un mediometraje de Leonidas Zegarra, con personajes inspirados en “Librerobestia”, los Stupi Babies… Material hay, y de sobra. Por ejemplo, un título tentativo para el mediometraje: Stupi Babies Against the World, o también Los Stupi Babies y la última cruzada, historia basada en un hecho confluyente, y como tal real (surreal): el robo de un container de libros de Paulo Coelho. 
No, no te rías. Los Stupi Babies habitan en una dimensión extraña a la humana. Son la cagá

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal