martes, diciembre 06, 2016

Entrevista a Marco Avilés

Hay una sensación que contagia en estas crónicas, una suerte de intención: nos hacen pensar en la posibilidad de conocer los lugares que has visitado. En este sentido, hablamos de un triunfo. El libro seduce a viajar hacia una realidad, que con sus problemas, traumas y desgracias, también reflejan un mundo seguro para quienes lo habitan, no necesariamente un mundo feliz.

Un amigo novelista me dijo que le había gustado un fragmento en especial. Es la parte en que tres agricultores de Andahuaylas llegan a Lima por primera vez y, en el momento en que lo hacen, yo describo lo que ven: un desierto lleno de basura y de granjas de pollos, avenidas llenas de humo y gente apagada, gente comiendo como si esa fuera la única forma de felicidad. La ciudad vista por el hombre rural es un lugar desolador. Lo raro es que pocas veces tenemos oportunidad de leer ese punto de vista.


Seguir en Sur Blog.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal