jueves, diciembre 22, 2016

lo que viene

Se viene la noche, y en verdad me alegra que se le venga la noche a más de un político corrupto local, a más de un sinvergüenza que se llena el hocico con discursos de inclusión y justicia sociales. Tarde o temprano, la justicia pone las cosas en su lugar.
Tal y como suele suceder por estas tierras, cuando de justicia hablamos, y si hacemos memoria pensemos en el mandamás de la FPF Manuel Burga, la justicia o amago de la misma, como debería ser, y no como la huevada que es, viene por cuenta de procesos fiscalizadores foráneos, como la investigación llevada a cabo en Brasil, Estados Unidos y Suiza en el caso Odebrecht, investigación que compromete a 12 países en temas de transporte, energía e infraestructura; en lo que a Perú concierne, la investigación ha arrojado el dato que a más de uno le quita el sueño: 29 millones de dólares en sobornos a altos funcionares de los gobiernos de Toledo, García y Humala. Sobornos que le permitieron a la empresa brasileña ganar todas las licitaciones a las que se presentaba.
Que se descubra la verdad y que la justicia nos limpie de la lacra. La coraza legal está, y felizmente no es una coraza legal peruana, cosa que nos brinda una inicial garantía sobre el curso de las investigaciones, que no estarán sujetas a los vientos del capricho y el acontecer político local.
¿Tiemblan? No, no creo que tiemblen los posibles implicados en los sobornos.
Su temor es exponencial: se están cagando de miedo.
Pienso en muchos, pero en especial en Alan García, “El tío Bigotes” Cornejo (la esperanza aprista en las próximas elecciones municipales), Garrido Lecca y claro, Nadine Heredia. Ahora, no me vengan con huevadas con que ella no era funcionaria pública, aunque de la coherencia moral de la intelectualidad peruana se puede esperar absolutamente todo. Pero si nos sumergimos más en esa podredumbre de sobornos, y si analizamos las posibles rutas del dinero, esta gracia llegaría hasta la misma Susana Villarán… 
Es decir, todo funcionario público o personaje político de influencia, en funciones desde el 2005 al 2014, es un potencial sobornado. Cuidado con las apologías discursivas.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal