viernes, abril 15, 2016

456

Hoy viernes es cumpleaños de mi padre.
En la tarde saldrá con mi mamá a la casa de mi hermano. Hasta ese momento, tengo que agasajarlo como se merece, aunque lo hago siempre, ayudándolo y así vida sea más fácil, porque se lo merece, puesto que es un buen hombre, y con esa cualidad, me basta y sobra, mucho más importante que las otras cualidades que exhibe y que más de uno reconoce en él.
Salí a hacer las compras del desayuno. Con la mano izquierda respondiendo los mensajes del cel y con la derecha cogiendo la correa de Onur. 
Llega un momento en que debo arrastrar al perro. Sé que está lejos el día en que algún perro no tomará en cuenta que Onur solo quiere jugar y lo atacará. Mientras tanto, lo paseo, para que conozca cada uno de los recovecos del barrio. Me vuelto en un extraordinario paseador de perros y entiendo las curiosidades de Onur. 
Regresamos a casa. Onur se dirige a su platón de agua. Bebe durante 5 minutos y con las mismas se dirige donde mi padre, que en su sillón está leyendo los periódicos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal