viernes, marzo 11, 2016

432

No pude dormir anoche, tenía que hacer algunas gestiones en la mañana del jueves, así es que decidí que lo mejor sería no dormir y regresar a casa cuanto antes, pero así no salieron las cosas, una gestión me llevó a otra. Cada nuevo destino cercano cargaba su tiempo, su ritmo, y la posibilidad de regresar a casa antes del mediodía se desvanecía de a pocos.
De todas maneras, y no es consuelo decirlo, me gusta redescubrir las calles del centro, realizar nuevas visitas a espacios que no frecuentabas en no pocos meses y a los que vuelves con un ánimo más fresco, renovado, habiéndote olvidado, o creyendo que es así, el calor que llena tu cuerpo de puntos de sudor.
A diferencia de otros veranos, el Don Juan no estaba repleto, imagino que lo estará en algunas horas, cuando baje el sol, o que haya entrado en funcionamiento su servicio de envíos al centro laboral. El verano pasado, cuando iba a esas horas, el restaurante refulgía de comensales y movimiento. Ahora no. El movimiento es solo de los mozos y meseras, quizá los más educados de Lima. Voy a la caja y pido un Cheesecake de fresa que llevaré a mi mamá. Se me antoja también un jugo de piña y ocupo una silla individual y espero a que me lo traigan.
Uso lentes oscuros para ocultar mis ojeras, para que los demás no se den cuenta de lo rojo que están mis ojos, soy consciente de la impresión que causo cuando estoy con las secuelas del no-sueño, no-descanso, la gente se me queda mirando y no voy a estar explicando que se trata del cansancio y no de efectos alucinógenos. 
Me sirven el jugo de piña. En mi mochila llevo un par de libros y un cuaderno espiralado. En otra ocasión los hubiera sacado, pero ahora no, el dolor en las sienes y la mirada amenazada por una gaseosa cortina blanca. Ya me veo en algunos años, sufriendo de cataratas, pero bueno, ese no era el asunto a solucionar, debía regresar a casa, y para hacerlo había que caminar hasta el Centro Cívico, tomar un taxi en el acto era un suicidio, para quedarte atascado más de una hora a razón del tráfico.

1 Comentarios:

Blogger Ronald dijo...

Cada vez que te leo, estás contando que no duermes o que duermes poquísimo, viejo. ¿Cómo resistes? ¿No tienes migraña? ¿Tanto se ha acostumbrado tu cuerpo a tus requiebros?

5:57 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal