sábado, julio 28, 2007

LA CAVERNA

Johnny Marr and The Healers

Down On The Corner

Johnny Marr and The Healers

The Last Ride

martes, julio 24, 2007

LA CAVERNA

viernes, julio 20, 2007

Galloso sobre Fujimori

Una vez, conversando con una pata, este me preguntó a quién odiaba. Yo no dudé en responderle: Alberto Fujimori. No sé si aún haya alguna mente (pensante, claro está) que pueda darle crédito luego de la última jugadaza que este tipejo acaba de hacer en Chile. Qué manera de burlarse una vez más de sus ingenuos seguidores con ese cuentazo de que postulará al congreso japonés porque de esa manera moverá sus influencias niponas en pos de la ayuda social para nuestro país. Que me disculpen los pocos lectores de LFDLS, pero no solo me da asco Fujimori, sino también sus seguidores, quienes encarnan a la perfección la estupidez y la desmemoria, que para mal atarantan a las nuevas generaciones de peruanos, tal y como lo hicieron los apristas con los incautos que se creyeron los supuestos logros de Alan García en su primer gobierno. Pero los que sí me generan una abierta repugnancia son esos patitas (hombres y mujeres) que desde una postura dizque política e intelectual reclaman ahora justicia social con un rollo remanido digno de un marxismo mal asimilado (qué paja sería que lean y estudien a Marx y así se ubiquen de una vez), canalizado a través de una globofobia que les impide recordar su apoyo abierto que durante casi diez años le prodigaron al ponja sinverguenza que nos tocó como presidente. Claro, una autocrítica no estaría nada mal, la autocrítica no hace ni más ni menos a alguien, pero pasar solapa, como si las huevas, sí que me es de una soberana conchudez puesto que si carecieron de ella en estos años en los que se ha recuperado la democracia, ¿qué harían si volvemos a esos oscuros años?, es lo que me pregunto ya que Perú es como Macondo, todo puede pasar.
Pues bien, como he estado revisando los blogs que linkeo (cosa que no hacía desde hace mucho, la verdad), me leí todos los post del blog de José Antonio Galloso, y en los archivos de junio encontré uno sobre ese personaje al que tanto "quiero". Un post corto pero furibundo, como tiene que ser con esa clase de sujetos que encarnan lo peor que tiene Perú: la viveza, la criollada, la pendejada. Sinónimos que solo en un país dañado moralmente pueden pasar como virtudes. Vale recalcar que ese post fue escrito antes del increíble fallo del juez chileno que dijo que por ahora no a la extradición de Fujimori. Lean, si gustan, la opinión de Galloso en Fujimori no es peruano ni japonés, es una alimaña asquerosa. Pienso lo mismo.

Roberto Fontanarrosa (1944 - 2007)

Son las 4 a.m. del viernes. Terminé de releer algunas páginas de esa peligrosa novela de Martin Amis, Dinero. Me puse a revisar algunos blogs y me topé con este post en Puente Aéreo.
Cuando se menciona a Fontanarrosa mis recuerdos me remontan a los 16 años cuando un amigo de adolescencia, gran aficionado a las historietas, me prestó un tomo con todas las peripecias de ese "cara de bebe" iconoclasta de Boogie el aceitoso. También Fontanarrosa me lleva al que quizá haya sido el único momento de mi vida en el que me haya portado como un patán con una mujer, cuando sentados en la mesa de un restorán, le mostré a una amiga la edición de Alfaguara de todos los cuentos completos del legendario rosarino, y ella, aficionada a la historieta, se puso a revisar el libro, y al no encontrar ilustraciones descalificó sin dudar una publicación de más de 500 páginas, ante ese acto, le dije que salía un toque a comprar una cajetilla de cigarros, lógicamente que no regresé. Perdón a la distancia. A veces nuestro fanatismo nos hace cometer tropelías de las que luego uno se arrepiente.
He revisado varios diarios que dan cuenta de la triste noticia, como es de esperarse, no pocos sienten su partida. Me quedo con la reflexión final de Gustavo Faverón a raíz de lo que dijo una vez Fontanarrosa en una entrevista:
"Yo llego a escribir de fútbol porque me gusta el fútbol, no porque me guste la literatura. Me gusta la literatura, sí, pero me gusta más el fútbol". Hay algo profundamente inteligente en esa frase: en ella hay una razón moral que entiende el arte como celebración de la vida. Todo en Fontanarrosa tenía que ver con eso; y eso lo hacía tan genuino.
Y de mi parte, les dejo este corto video de ese gran creador que nos acaba de dejar. Me hubiese gustado subir uno de mayor duración pero este ofrece una mejor resolución.

jueves, julio 19, 2007

LA CASA DE PUNTA NEGRA (ESE IMPERIO) - ANTONIO CISNEROS

Primero
se marcaron las fronteras
con estacas y cal,
y las antiguas tribus
que habitaban los campos
-culebras, lagartijas-
fueron muertas
sobre la tierra plana:
sólo manchas de sal
y restos de gaviotas
como toda heredad,
y en los últimos días
del verano
llegaron los camiones
con ladrillos
y arena de agua dulce:
así vi edificarse
ante mis ojos
Tebas,
Jerusalem,
Nínive,
Roma,
Atenas,
Babilonia,
y apenas la casa
fue techada
hubimos grande fiesta:
el maestro albañil
hizo una cruz de palo
y amarré
geranios,
mimosas,
lluvia-de-oro,
hubimos también
panes con carne asada
y yerbas
y cebollas
-un bosque de botellas
de cerveza-
y el mar era una loma
de algas muertas
mezcladas con la niebla:
los pelícanos viejos
celebraron mi canto
antes de alimentar
a las arañas,
a los cangrejos peludos
de las rocas.
La casa fue clavada
con la cara al Oeste,
a más de 80 metros
de las aguas
en arenas seguras
-y ese sol-
tras los muros del Este
los camiones
y los autos veloces
ardían en la brea
como torres de paja,
y al fondo
inacabables
las colinas de arcilla,
el aire rojo,
los perros salvajes,
y fue todo,
y ese mar
ya no puede lavarnos
otra vez
-aunque brillé
en los siete veranos-
(y yo fui
dorado,
alegre,
veloz)
y busco algunas veces
esas piedras
chatas
y redondas
para tirar al agua
-revuelta a 87
millas-sur
de esta vieja caverna
edificada
en la isla del viento
donde llevan
los hombres
a sus muertos
colgados
de la espalda
y brilla
este mal sol
más frío
que un cangrejo
entre la boca:
el parque de St. James
sembrado de muchachos
y muchachas
que se enredan
como blandas culebras
bajo el aire
(y fue un desenredarme
y enredarme
sobre todos los campos
de la sal
y la arena mojada,
antes de la caída
de ese Imperio).

(De: Antonio Cisneros, Poesía Reunida (1961 - 1992). Como higuera en un campo de golf. Editora Perú, 1996)

(Sospechas)

En la tarde anduve buscando un DVD de Julio Medem en el desorden de mi habitación. Después de años se me dio por volver a ver a mi amiga Emma Suárez en La ardilla roja. Sí, la mejor actuación de Suárez en toda su carrera, e indefectiblemente, el mejor trabajo de Medem (que me perdone Ana Torrent y su Vacas y que me perdone también Paz Vega y su Lucía y el sexo). Como tenía prendida la TV, pude escuchar y ver el despliegue de la CNN sobre una bomba que acababa de explotar en el metro de New York. La manera cómo los reporteros y comentaristas opinaban del suceso era un digno ejemplo de la paranoia y la psicosis de esa estela de pavor que aún sigue trayendo el 11 - S.

Hasta donde llegué a saber, hubo un muerto y veinte heridos. La causa: La explosión de una conducción de vapor subterráneo en el metro de NY. Y como no puedo dejar de ser un malpensante, pues me puse a asociar ciertas cositas puesto que en estos momentos se vive un furibundo cruce de ideas y propuestas en el congreso norteamericano. Como se sabe, está por aprobarse una ley que permitirá el retorno de las tropas norteamericanas de Irak, a lo mucho, a partir de mayo 2008. Y de llegar a aprobarse pues sería una vergüenza mundial de lo que siempre fue una aventura premunida de mentiras e intereses económicos del actual gobierno de Bush (por cierto, para los interesados, recomiendo la lectura objetiva de Contra Bush de Carlos Fuentes).

Como no pocos analistas independientes ya lo han hecho saber, se trata a todas luces de una cortina de humo. Recordemos que a la administración Bush y a sus chocheritas de la CIA les encanta, les aloca, les fascina jugar con el miedo. Ya les ligó en las elecciones presidenciales pasadas, además. Concuerdo con esta idea porque el jugar con el temor se ha vuelto un patrón del cual echan mano los responsables de la actual administración norteamericana cada vez que sienten que se les mueve el piso. Como una vez me lo dijo un amigo: “las coincidencias no existen en la literatura, ni mucho menos en la política”. Muy cierto.

miércoles, julio 18, 2007

El "Moby Dick" de García

Todos somos testigos de los despelotes a los que ya nos está acostumbrando este querido gobierno. A estas alturas es imposible no darse cuenta de la evidente ligadura político-moral-dependendiente entre el “glorioso” partido de la estrella y su filiación implícita, desde hace más de quince años, con la bancada fujimorista. El insultante intercambio de favores lo avala. Pues bien, ayer lunes, en la tarde, estaba leyendo en Perú 21 un artículo de Carlos Iván Degregori titulado Moby Dick. ¿Qué puedo decir del artículo?, pues que es muy bueno e ilustrativo, sobre todo, como ya el título lo indica, por la estrecha relación de la impotencia del capitan Ahab y el panzón que, no sabemos por qué, es ahora nuestro presidente.

Como bien señala CID, citando a Sinesio López, García ha optado por desarrollar una lógica de guerra para contrarrestar las revueltas que en estos días se dan en varios frentes, los cuales no solo atañen a las huelgas de los profesores, aunque es necesario resaltar que son estos los que están saliendo bien parados, en gran parte gracias a las invectivas de quien encarna un ejemplo irrefutable de lo que es esa estúpida ley que solo en países como el nuestro pueden darse: la prescripción.

Por otro lado, lo que sí me preocupa es que cada día García está mutando en una suerte de aspirante a emperador, su postura intransigente con muchos de sus ministros es una prueba axiomática, cuando lo más probable es que se convierta en un risible luchador de Sumo, puesto que como sabemos, más allá de los contados movimientos inteligentes que ese deporte exige, estos luchadores adiposos basan su victoria en la fuerza, y si seguimos esta lógica, García la tiene, y de “vez en cuando” se deja domeñar por ella, sumado a que él no ofrece visos de renuencia de una conducta que lo lleva a negar y borrar con su codazo, en acto y palabra, lo que tanto se encargó de defender y pregonar ni bien regresó de su exilio dorado: la libertad y la justicia social. ¿Alguien dijo inconsecuencia? Más de uno, estoy seguro, sazonado, cómo no, con el doble discurso que desde su creación ha caracterizado al APRA.

El García de hoy es peor del Toledo de ayer, a quien solía criticar cada vez que podía. Y lo aberrante es que este patita no se ha dado cuenta –o no quiere hacerlo- que su crédito ya se le acabó, cosa que será muy aprovechada por el asalariado del milico venezolano Chávez, Ollanta Humala. En síntesis, estas protestas, en palabras de CID: “no se puede puede satanizar a todos ni imaginar ballenas diabólicas donde hay, mayoritariamente, ciudadanos indignados”.

domingo, julio 15, 2007

Vallejo y "La puta de Babilonia"

De Fernando Vallejo supongo que se ha dicho ya casi todo. En especial, aún tengo en la mente una entrevista en la que se le preguntó por Roberto Bolaño, a lo que este irreverente respondió de que se trataba de un pésimo escritor puesto que no le habían gustado dos líneas de Los detectives Salvajes. ¿Prejuicio? Por supuesto que sí. Aún así, creo que a los verdaderos grandes se les puede perdonar exabruptos como ese.

El día de ayer arranqué con La puta de Babilonia (enlazo la única reseña aparecida en medio peruano), y espero no equivocarme, a riesgo – para variar- de pecar de exagerado, si digo que él encarna hoy en día la mejor prosa en castellano. Sensación esta que ya venía acumulando con La virgen de los sicarios y El desbarrancadero. Por cierto, La puta... no será editada en España a razón no de sus críticas a la iglesia católica, sino por sus férreos comentarios contra el islam, consigados también en este arrollador libro.

Y como, al menos para mí, este autor es la mayor atracción que trae esta nueva edición de La Feria Internacional del Libro de Lima, les dejo este video en el que el colombiano y ahora mexicano Vallejo habla justamente del libro que presentará el próximo viernes.


sábado, julio 14, 2007

Murakami y el jazz

Uno de los blogs que leo con frecuencia es Nuvolaglia, administrado por Óscar Pita-Grandi. En estos días lo he estado leyendo más de la cuenta ya que él ha estado comentando un librazo referencial, imprescindible para todo aquel amante del jazz, El Jazz. De Nueva Orleans a los años ochenta, del alemán Joachim E. Berendt. Recuerdo que hace seis años vi este libro en la biblioteca del instituto Goethe bajo el título original de Das Jazzbuch. Von New Orleans bis in die achtzinger Jahre. Tiempo después lo compré a precio regalado en la librería La casa verde, cuando esta quedaba en Larco. Hasta ahora sigo pensando que los de La casa... se equivocaron de código de barra ya que ese libro valía muchísimo más de 15 soles. Bueno, este libro sobre jazz, de más de 800 páginas, duerme como un león en mi biblioteca, pero digamos que de vez en cuando lo despierto por razones meramente puntuales (el apéndice de los discos es impresionante, y no niego que me ha ayudado a guiarme en esa maravilla llamada Bebop). Es un hecho que leeré este libro en las próximas semanas.

Como podrá suponerse, el jazz es un género que me gusta bastante. Y su relación con la literatura se ha manifestado en queridísimos libros como El invierno en Lisboa de Antonio Muñoz Molina y Caballos de medianoche de Guillermo Niño de Guzmán, por citar un par de ejemplos entre muchos. Pues bien, la razón de ser de este post es que recomiendo el último post de Óscar, en este se da cuenta de una clarísima muestra de la relación del jazz y la literatura. Óscar traduce un ensayo de Haruki Murakami sobre el estilo de su escritura y de cómo decidió ser escritor (en parte, gracias al jazz). La traducción es, por decir lo menos, perfecta. Ojalá disfruten de Jazz Messenger tanto como yo.

Como en dicho ensayo se nombra a Art Blakey, me he permitido subir un video en el que este aparece con su grupo. Moanin´, estoy seguro, lo habrá escuchado más de uno.
(Dato: Blakey es el señor vestido de blanco, en la batería)


jueves, julio 12, 2007

Las llaves de la muerte - Javier Heraud

Ahora y siempre en mi rostro
conservo la inigualable voz,
la voz única que abrirá las
puertas incansables de la vida,
las puertas inagotables
de la muerte.
La única voz en mi rostro
eternamente conservo, mi
rostro que es inmediato
a la hora del mediodía,
que es susceptible de frente
al sol eterno, que es partitura
de llantos ante la muerte.
La voz única contiene
incansablemente
mi rostro. La inigualable voz
que es capaz de abrir las puertas
de la vida, que puede abrir
las puertas de la muerte.
Mi rostro y mi voz se
confunden en las puertas
de la vida,
se confunden en el alba
de la muerte,
ambos,
rostro
y
voz,
como
una
llave,
como
un
racimo
de llaves,
como
eternas
llaves
de
la
muerte.

(De: Javier Heraud. Poesías Completas. Edición preparada y revisada por Hildebrando Pérez Grande. Campodónicoediciones, Lima, 1975)

Patente de corso

Desde hace tiempo quiero dejar un enlace –que a lo mejor muchos ya conozcan- a una web que leo prácticamente cada semana. Pues se trata del sitio virtual de quien es de lejos uno de mis escritores predilectos, ¿quién más?, pues Arturo Pérez-Reverte. A lo mejor, una de las razones por las que siempre me han gustado las novelas de este patita se deba a que deja muy bien parado aquello que algunos llaman Asunto en la novela, o sea, la historia, la trama; vale decir que el Asunto últimamente está siendo muy denostado por algunos grupos que a toda costa quieren imponer al Estilo como signo de calidad –lo cual es válido, pero lo que fastidia es ese espíritu de imposición- en todo texto literario.

Aunque viéndolo bien, en la narrativa de Pérez-Reverte existe la fusión de Asunto y Estilo. A lo mejor, a los elásticos de la palabra les joda un poquito los niveles de venta que tiene este gran escritor. Además, cada vez que escucho reparos a la obra de Pérez-Reverte, estos descansan en las estupideces más rastreras del prejuicio, que en algunos casos son emitidos por las más preclaras plumas en lengua castellana.

Si tuviera que recomendar algunos libros de Arturo (ya entrando en confianza), pues no dudaría en hacerlo con El Club Dumas (obvio), La carta esférica (gracias a ella supe de la existencia de Patrick O´Brien), El capitán Alatriste (toda la saga), La Reina del Sur (novelaza), La piel del tambor (si para Rodrigo Fresán El círculo Matarese es La Montaña mágica al lado de El código Da Vinci, pues para mí LPDT es La guerra y la paz al lado de esa novelucha de Brown) y Cabo Trafalgar entre mis favoritas. Cada una de estas son soberanos ladrillos exentos de aburrimiento, no sientes para nada la pesadez. Y con imperdonable tardanza acabo de empezar El pintor de batallas.

Arturo no solo me gusta por sus novelas, sus artículos siempre me son adictivos, con ellos él es lacerante, hiriente (para algunos), sencillo, y lo que me interesa, sumamente abierto y consecuente (Escorpio tenía que ser).


Hace varios meses tuve el gustazo de leer Con ánimo de ofender, pequeño libro de más de 600 páginas, el cual reúne los artículos de mi pata Arturo publicados de 1998 a 2001 en El Semanal. Cabe decir, que según los cálculos, él tiene alrededor de 4 millones de lectores que cada domingo lo siguen con profana fidelidad. Además, sus artículos son subidos a la sección Patente de corso de su web


Pues bien, dejaré el enlace a tres artículos (a manera de introducción): Esa manteca colorá (sobre la novela corta del irreverente y amigo Montero Glez, de quien ya leí su maravilloso libro de cuentos Besos de fogueo, próximo a publicarse en España), El muelle flojo de Umbral (magistral respuesta ante una “insolencia” del autor de la deliciosa Mortal y rosa; de paso, no me lo imagino a Arturo ofreciendo insulsas y timoratas explicaciones ante un aclare personal de Umbral (autor de más de cuarenta libros) y El taxi maldito (suculenta crónica personal que estoy seguro a más de uno le habrá pasado en una carrera en taxi).

Y como es hora de renovar mi ya no nutrida cajetilla Marlboro (un placer volver a los cigarros de toda una adolescencia y, prácticamente, de toda una juventud), les dejo todos los artículos de Patente de corso. Pulsen aquí. No hay pierde con ninguno de ellos. Si no les gusta, mañana mismo clausuro La fortaleza de la soledad.



Recomiendo:

1. Como ya lo indiqué en el post anterior, hoy jueves se presenta la segunda edición de Crisis respiratoria, de Susanne Noltenius. En menos de un año Susanne ha agotado su muy buen libro de cuentos. Y eso no es para nada poco. La presentación será en el restaurante Pescados Capitales. Hora: 7 p. m.


2. En el café La Máquina (Alcanfores 323, Miraflores) estarán Ezio Neyra Magagna, Carlos Yushimito del Valle y Augusto Effio Ordóñez ofreciendo una serie de lecturas y opiniones en torno al quehacer literario. Hora: 8 p. m.

miércoles, julio 11, 2007

Presentación: Crisis respiratoria (segunda edición)

Copio esta invitación:

Editorial Estruendomudo tiene el agrado de invitarlo a la presentación del libro
Crisis respitaroria
de Susanne Noltenius

Los comentarios estarán a cargo de Rosella di Paolo, José Miguel Herbozo y de la propia autora.
Jueves 12 de julio, a las 7: 00 p.m. (hora exacta)
Restaurante Pescados Capitales (La Mar 1337, Miraflores)

*Para quienes aún no leen este muy buen libro de cuentos, pueden leer Tsunami, en Quipu.

viernes, julio 06, 2007

Edgardo Pallarderi, el huevoncito

Un huevoncito que obedece al nombre de Edgardo Pallarderi ha publicado un artículo que pretende humillarme, ¿en dónde?, pues en una web, América Reporte, ¿alguien la conoce, la lee?, digan porque yo no –de nada por el cherry, gusano-. Llegué a ella googleándome.

Ahora, a lo largo de este tiempo solo una vez me piqué contra alguien que reseñó a mal mi novela, aprendí entonces que las opiniones críticas son solo eso, opiniones que poco o nada influyen en los que finalmente determinan si un libro es bueno o no. He recibido muchas críticas contrarias por La cacería, también no pocos lectores agradecidos por una historia que atrapa de inicio a fin –detalle que reconocen hasta los que han mostrado sus reparos-.
Esta novela me ha permitido conocer –no de cerca como quisiera- a mucha gente honorable, que considero todo un ejemplo de entrega por un oficio tan duro y arduo como lo es el literario, tales como Alonso Cueto, quien me la presentó generosamente, y Miguel Gutiérrez, que habló de la misma y de mí en una mesa redonda sobre nueva narrativa peruana celebrada en la FIL Guadalajara 2005. A ambos narradores no los conocía, puedo decir que la tara del amiguismo no pesó.
¿Qué puedo decir del sujeto Pallarderi? Pues si a él mi novela le parece una cagada, está bien, yo no voy a picarme. No soy huevón (como él). Pero su artículo es también un ataque cobarde hacia mi persona, basta leer las referencias a la presentación que alude, a ese tonito cachaciento con el que una y otra vez me menciona. Yo, Gabriel, no me hago paltas con esta clase de cojuditos, escritores de letrina, idiotas que no han leído nada, que lo que escriben es un reflejo de la pobreza de su espíritu e ingenio.
Obviamente su supuesto artículo sobre el elogio de Miguel Gutiérrez a un libro mal escrito es en sí un disfraz que engloba otras intenciones, yo me doy cuenta, huevoncito Pallarderi.
Pues bien, no soy violento, huevoncito Pallarderi. De mi obra puedes decir lo que te venga en gana, pero si vas a escribir de mi persona, pues ten la hombría, para empezar, de hacerlo cara a cara.
Ante cualquier inquietud, mi mail lo tienes en Profile.
PD: Ante cualquier actitud a tomar, pediría al huevoncito Pallarderi que lea bien este post. Tengo sospechas razonables que huevoncito sufre de serios problemas de comprensión de lectura. No me sobra el tiempo para ir explicando las cosas.

domingo, julio 01, 2007

El mejor gol de La Copa América (1989)


Hasta hace unos minutos “estuvimos” a punto de ver el mejor gol de La Copa América, la cual, como todos saben, se está realizando en Venezuela con el apoyo de la esperanza de los últimos respiros poseros de la izquierda periclitada de Latinoamérica. Pues bien, yendo a este casi mejor gol: el chileno Humberto Suazo desborda por la franja derecha, driblea a los troncos defensores cariocas, hace lo que quiere con el arquero (una, dos, tres), saluda a la trampa (¿por qué te demoraste?) y remata, pero el disparo es contenido por un troncazo vestido de amarillo y verde que andaba por ahí.

Según el comentarista Gonzalo Núñez, este iba a ser el mejor de todas las versiones de la copa, pero supongo que lo dijo con la comprensible fiebre del momento puesto que esa jugada de Suazo la puede hacer cualquier jugador de cierto nivel, siempre y cuando, eso sí, tenga como adversarios a la que sin exagerar puede ser la defensa brasileña más dura y limitada que he visto en años. (Esa mala costumbre de los pentacampeones de mandar equipuchos a esta clase de eventos, ahora solo falta que se lleven la copa, tal y como pasó en el certamen realizado en nuestro país).

El mejor gol en Copa América, para mí, lo hizo Bebeto en el año 1989. Y nada más y nada menos que ante Argentina. Quienes lo recuerden no pueden negar que ambos equipos afrontaron la competencia con sus estrellas. Los argentinos, bajo la dirección de Bilardo, se prepararon muy bien ya que querían ser campeones en Brasil, y ese partido por la semifinal en el Maracaná fue para muchos la soñada final copera.

Está demás pedir que vean el video varias veces, me hubiese gustado subir otro de mayor duración.

Y antes de comprar mi cajetilla de los domingos, imagino que ya leyeron la última burrada de Alan García
consignada en Perú 21.